Una combinación de observaciones a campo e investigaciones recientes arrojan nueva luz sobre el tipo de arena y la cantidad de topdressing necesarios para manejar el thatch y la acumulación de materia orgánica en los greens.

El topdressing de arena es una de las prácticas más importantes para lograr superficies de putting suaves, así como diluir el thatch y la materia orgánica. A pesar de esto, hay campos de golf que solo aplican arena durante la aireación o con poca frecuencia durante la temporada de juego para evitar molestar a los golfistas y desafilar los molinetes y las cuchillas de las greeneras. Las consecuencias de un programa de topdressing inadecuado puede que no se observe de inmediato, pero posiblemente habrá impactos negativos significativos en la jugabilidad y la salud del césped. Este artículo proporcionará recomendaciones sobre la selección de arena, cantidades a aplicar y la frecuencia de aplicación, para ayudar a garantizar que su programa de topdressing ofrezca los mejores resultados.

¿QUE PASA CUANDO EN UN CAMPO DE GOLF NO SE APLICA TOPDRESSING DE ARENA?

En ausencia de un adecuado topdressing de arena, los greens acumulan exceso de thatch y materia orgánica. Esto da como resultado superficies blandas y esponjosas que retienen niveles elevados de humedad en el suelo. Superficies de putting de esta naturaleza también son susceptibles al raspado o scalping producido por la greenera y a problemas de enfermedades. Las huellas de los neumáticos de los equipos de mantenimiento, y las marcas profundas de pelotas (piques) también son un problema en los greens blandos. Un programa poco frecuente de topdressing de arena también crea distintas capas de arena y materia orgánica, lo que restringe el movimiento del agua, la difusión de oxígeno y el desarrollo de las raíces.

¿CUAL ES EL OBJETIVO DE UN PROGRAMA DE TOPDRESSING DE ARENA?

Todos están de acuerdo en que los greens son las áreas de juego más importantes de cualquier campo de golf. Mantenerlos suaves, firmes pero receptivos y saludables es de suma importancia. Un programa de topdressing de arena que considere el tipo de arena, la tasa (cantidad) de aplicación y la frecuencia es esencial para lograr superficies de juego óptimas.

Crear y mantener una zona superficial compuesta de una mezcla de arena y materia orgánica es ideal para proporcionar superficies de putting suaves y firmes que soporten bien el tráfico. Adicionalmente, los greens que contienen una buena mezcla de arena y materia orgánica se secarán de manera más uniforme que los greens que contienen exceso de thatch y materia orgánica. Esto significa menos dry spots localizados y menos riego manual. 

EVALUAR LAS CARACTERÍSTICAS FÍSICAS DE LA ZONA RADICULAR

Antes de seleccionar la arena apropiada para el topdressing, es fundamental identificar las características físicas del material existente en la zona radicular y evaluar la performance de los greens. Hay varias preguntas para responder en este proceso. Hay exceso de materia orgánica cerca de la superficie? Contienen los greens exceso de material fino, como limo o arcilla? Retienen los greens demasiada o muy poca agua? Se marca la superficie de los greens al pasar una greenera triple o un equipo pulverizador? Son los greens demasiado firmes o demasiado blandos? Hay abundancia de marcas o piques profundos en los greens?

Si bien el topdressing de arena ligero y frecuente beneficiará a todos los campos de golf, algunas circunstancias requerirán un programa acelerado para mejorar las condiciones de la zona radicular y la jugabilidad. Observaciones a campo han revelado que se puede lograr mejoras significativas en la performance del césped y su jugabilidad en tan solo 12 a 18 meses si se aplica arena adecuada para diluir el thatch y la materia orgánica.

SELECCIÓN DE LA ARENA

La selección de la arena adecuada, para el topdressing de rutina y la aireación, comienza con la identificación del rango de tamaños de partículas para obtener los resultados deseados. El objetivo principal de cualquier programa de topdressing de arena es diluir la materia orgánica y producir superficies de putting suaves y firmes, minimizando el impacto para el golfista y los equipos de corte. Consideraciones adicionales incluyen forma de arena y mineralogía, costo, calidad constante y disponibilidad a largo plazo.

Observaciones a campo y la investigación demuestran que dos o más tipos de arena pueden proveer el material adecuado para un programa eficaz de topdressing. Se puede usar un solo tipo de arena para la aireación y el topdressing cuando la incorporación de la arena no es una prioridad, por ejemplo, usar arena gruesa para cubrir los greens antes de la latencia invernal o durante la resiembra otoñal. Cuando es importante minimizar las molestias al juego podría usarse otra arena menos gruesa para el topdressing de rutina. Más adelante en este artículo se discutirá acerca del uso de dos materiales de arena diferentes para el topdressing de los greens.

Arena de aireación. La arena utilizada para llenar los orificios de aireación debe coincidir estrechamente con las características físicas de la arena que fue utilizada para construir los greens, suponiendo que los greens se construyeron de acuerdo con las recomendaciones de la USGA, o que haya confirmación de que la mezcla de la zona radicular tenga características físicas deseables. Para obtener más información sobre cómo seleccionar el material de la zona radicular, lea las recomendaciones de la USGA para la construcción de greens “USGA Recommendations for a Method of Putting Green Construction”. Para los greens de suelo nativo, a menudo se recomienda usar arena que sea más gruesa que el material de la zona radicular existente para mejorar la porosidad de aireación y la infiltración de agua.

Arena para topdressing de rutina. Históricamente, los superintendentes han trabajado bajo la premisa de que las características físicas de la arena del topdressing deben coincidir estrechamente con la arena utilizada para la construcción de los greens. Si bien esta filosofía sigue siendo sólida, la investigación y las observaciones a campo han demostrado que los campos de golf pueden usar arena con menos partículas gruesas sin comprometer la integridad de los greens. Los campos de golf en el sureste de los Estados Unidos han reconocido esto, y durante más de 20 años han estado utilizando arena mas fina para hacer el topdressing de rutina con buen éxito. Recientemente, los investigadores han examinado más de cerca el impacto en la performance de los greens al usar arena de partículas más finas que la existente en la zona radicular.

La arena utilizada para los topdressing rutinarios de greens puede ser menos gruesa que la arena utilizada para rellenar los orificios de aireación. Una pauta general es seleccionar una arena que tenga un mínimo del 50 por ciento de sus partículas en la fracción de tamaño mediano (0.25-0.50 mm de diámetro) y del 15 al 40 por ciento en la fracción gruesa (0.5-1.0 mm de diámetro). La fracción de arena fina (0.15-0.25 mm) no debe exceder el 25 por ciento, y la fracción muy fina (0.05 – 0.15 mm) no debe exceder el 5 por ciento. Idealmente, el material no debería tener partículas mayores de 1.0 mm de diámetro, dada la dificultad de conseguir que estas partículas más grandes penetren el canopeo del césped. Se recomienda utilizar un material con un coeficiente de uniformidad (CU) mayor que 1.8 (ver USGA Recommendations for a Method of Putting Green Construction). Si la arena está muy poco graduada, lo que producirá un bajo CU, esto puede dar como resultado superficies blandas e inestables. Sin embargo, el CU no es el único factor determinante de la estabilidad, la forma de la arena también juega un papel, las arenas angulares son más estables. Utilizar una arena más gruesa durante la aireación creará más estabilidad. 

Miedo a las capas. Topdressing con arena con pocas o ninguna partícula mayor de 1 mm de diámetro y solo del 10 al 40 por ciento en la fracción de arena gruesa (0.5-1.0mm) no es una preocupación. Eliminar esta fracción de arena más grande no creará problemas agronómicos, como una mayor retención de humedad y una tasa de infiltración reducida. Sin embargo, hacer topdressing con arena con más de un 25 por ciento de material fino (0.15-0.25 mm) puede potencialmente conducir a un aumento de la humedad en la superficie de los greens. Se recomienda a los superintendentes recolectar muestras de suelo y analizar las características físicas cada pocos años para monitorear la performance de los greens.

Mineralogía. Si bien las arenas de sílice que contienen predominantemente cuarzo y feldespatos son las más deseables debido a su alta tolerancia al desgaste, las arenas calcáreas se han utilizado con éxito durante muchas décadas. Sin embargo, se recomienda evitar la arena que contiene niveles muy altos de carbonato de calcio (piedra caliza), como también las arenas de coral. 

Costo. El costo de la arena de calidad para topdressing de los greens varía considerablemente en los EEUU, si bien algunos campos pagarán 100 dólares o más por tonelada de arena, el costo vale cada centavo si este material marca la diferencia entre buenas y excelentes superficies de putting.

EL TOPDRESSING CON DOS ARENAS DIFERENTES ¿CAUSARÁ UNA POBRE INFILTRACIÓN DE AGUA O AUMENTARÁ LA RETENCIÓN DE HUMEDAD DEL SUELO?

Investigadores de la Universidad de Rutgers están experimentando con topdressing de arena mucho más fina que la descripta en este artículo, para investigar si habría algún impacto negativo en un green de Agrostis (Murphy et al., 2019). El material más fino utilizado en este estudio contiene un 69 por ciento de arena fina (0,15-0,25 mm) y se denominó como arena “fina-media”. También se utiliza arena denominada “media-fina” que contiene un 23 por ciento de partículas finas y un 77 por ciento de partículas medias, y la arena “media-gruesa” contiene solo 8 por ciento de partículas finas y 58 por ciento de partículas medianas. Aunque el contenido de humedad del suelo ha aumentado con la arena “fina-media” en comparación con el topdressing con materiales más gruesos, las parcelas con topdressing de arena “fina-media” han tenido un menor contenido de humedad del suelo comparadas con las parcelas que nunca recibieron topdressing. Además, cuando se hizo aireación con sacabocados en las parcelas con topdressing de arena “medio-fino” y los orificios de aireación se rellenan con arena “media-gruesa”, la tasa de infiltración y la retención de humedad del suelo han sido similares a las de las parcelas que se les hizo topdressing con materiales más gruesos y no se les efectuó aireación con sacabocados. Por lo tanto, los resultados preliminares de esta investigación indican que el topdressing con un material mucho más fino que el descrito en este artículo es mejor que no hacer topdressing en absoluto. Además, cualquier reducción en la tasa de infiltración asociada con el uso de la arena más fina se puede compensar con aireación y rellenando los orificios con un material más grueso. Este estudio de Rutgers es una confirmación para los superintendentes que usan dos materiales de arena diferentes para hacer topdressing a los greens: uno para el topdressing de rutina y otro material más grueso, similar al existente en la zona radicular, para llenar los orificios de la aireación.

Para el manejo de greens de bermudas ultraenanas, un estudio actual realizado en la Universidad de Texas A&M está evaluando el impacto del topdressing de arena con menos partículas gruesas que las utilizadas para construir los greens (McInnes et al., 2019). Los investigadores están utilizando características de la zona radicular, como el tamaño de partícula de arena, el contenido de materia orgánica y la densidad aparente de múltiples greens en nueve campos de golf para predecir el contenido de humedad del suelo y la tasa de infiltración medida a campo. Los estudios están en curso, pero se puede obtener cierta información a partir de datos preliminares. Como se esperaba, la tasa de infiltración generalmente disminuye con la disminución del tamaño de las partículas y el aumento del contenido de materia orgánica, aunque hay valores atípicos. Aun así, la tasa de infiltración de la mayoría de los greens muestreados cumple o excede la recomendación mínima de seis pulgadas por hora (152 mm por hora), y los greens están funcionando bien.

Estos resultados preliminares indican que la tasa de infiltración deseable y el contenido de humedad de la superficie se pueden mantener con el uso de arenas de grado medio para el topdressing.

¿POR QUÉ RETIRAR LAS PARTÍCULAS DE ARENA MÁS GRANDES?

Las partículas de arena grandes crean problemas de jugabilidad y en los elementos de corte. Un estudio de la Universidad de Rutgers sobre greens de Agrostis reveló que el tamaño de partícula de la arena de topdressing impacta significativamente en la arena recolectada en los canastos de las greeneras al cortar al día siguiente del topdressing (Murphy et al., 2019). Cuando se usó la arena media-gruesa para el topdressing (la arena media-gruesa contenía aproximadamente el 34 por ciento de partículas gruesas y el 58 por ciento de partículas de tamaño mediano), aproximadamente el 60 por ciento de la arena en los canastos pertenece a la fracción de arena gruesa (mayor de 0.5 mm). En comparación, cuando se hace topdressing con arena media-fina (0.1 por ciento de partículas gruesas y 77 por ciento de partículas medianas), menos del 10 por ciento de la arena en los canastos pertenece a partículas gruesas. Claramente, cuanto más gruesa sea la arena la greenera recolecta más arena. Las partículas recolectadas también serán las partículas de mayor tamaño, las que tienen el mayor impacto en la jugabilidad y los cuerpos de corte.

Curiosamente, el estudio de Rutgers, así como dos estudios recientes en Michigan State University y University of Tennessee (Strunk et al., 2018; Dickson et al., 2019), encontraron que las greeneras recolectan del 1 al 5 por ciento de la arena cuando se corta uno o dos días después del topdressing. Si el topdressing se realiza cada pocas semanas, como se recomienda en este artículo, se recolectará más arena con el corte posterior. El hecho es que la aplicación de partículas de arena más grandes conducirá a una mayor recolección de arena por parte de las greeneras, un mayor mantenimiento de los elementos de corte y un mayor impacto negativo en las superficies de putting.

TASAS Y FRECUENCIAS DE APLICACIÓN

Hay dos tasas (cantidades de arena) importantes a considerar en un programa de topdressing: la tasa de aplicación de arena para cada evento de topdressing y la tasa anual, lograda a partir de la suma de todos los eventos individuales de topdressing, incluida la arena aplicada para tapar los orificios de aireación. La tasa para un evento individual debe considerarse conjuntamente con la frecuencia de la aplicación, porque estos factores están inversamente relacionados. A medida que aumenta la frecuencia de aplicación, la cantidad de arena necesaria para cada aplicación disminuye. Los beneficios de las tasas más ligeras incluyen la facilidad de aplicación e incorporación, y el menor desgaste de los elementos de corte. Quizás el mayor beneficio es la menor incidencia en la superficie de juego en comparación con las tasas de aplicación más pesadas. De hecho, se puede decir que los greens serán más suaves y ofrecerán una mejor superficie de juego el día que se efectuó el topdressing con la arena adecuada a una tasa muy ligera.

OBJETIVOS ANUALES

La planificación para alcanzar una cantidad predeterminada de arena para la temporada es un buen punto de partida para comenzar con consideraciones sobre tasas y frecuencias. El objetivo es igualar la tasa de crecimiento del césped para diluir la materia orgánica que se acumula durante toda la temporada. En busca de un punto de referencia, los investigadores de University of Nebraska estudiaron 308 greens en 104 diferentes campos de golf de EE. UU. Ellos determinaron que los greens que reciben al menos 0,61 metros cúbicos de arena cada 100 metros cuadrados por año acumulan menos materia orgánica (Schmid et al. 2014a) que los campos que aplicaban cantidades anuales más bajas. En un experimento relacionado, el mismo grupo de investigación probó los efectos de diferentes estrategias de cultivo en la acumulación de materia orgánica, pero no observaron diferencias entre los diferentes tratamientos (Schmid et al., 2014b). Todos los tratamientos de cultivo en el estudio, incluido un control sin cultivo, recibieron 0,66 metros cúbicos de arena por 100 metros cuadrados por año, y los investigadores concluyeron que los beneficios de su programa de topdressing limitaban parcialmente su capacidad para detectar diferencias entre los tratamientos de cultivo. Las tendencias observadas por los agrónomos de la USGA sugieren que de 0,73 a 1 metro cúbico de arena por cada 100 metros cuadrados por año es un buen objetivo anual para diluir adecuadamente la materia orgánica. Dependiendo de los otros factores descriptos a continuación, cualquier número dentro de este rango puede ser apropiado.

¿Por qué la disparidad entre la investigación actual y las tendencias en los 104 campos de golf estudiados? La respuesta a esta pregunta es compleja. La premisa básica es que los 0.61 metros cúbicos de arena por 100 metros cuadrados por año que surgieron de los datos de los 104 campos, es básicamente un promedio de la tasa anual mínima relacionada con las concentraciones más bajas de materia orgánica. Esta cantidad es un promedio de 104 campos de golf en 14 estados con diversos programas de mantenimiento del césped. Las tasas anuales óptimas de topdressing no son directamente las mismas entre los diferentes campos de golf, especialmente entre diferentes regiones.

Las tasas óptimas de topdressing dependen en gran medida de la duración de la temporada de crecimiento y la calidad del medioambiente de crecimiento. Las especies y cultivares de césped, el programa de fertilización nitrogenada y la intensidad del tráfico también son determinantes de la cantidad de arena necesaria anualmente. El césped que crece en un medioambiente ideal durante una larga temporada con abundante nutrición y poco estrés, como la sombra y el tráfico, producirá más materia orgánica y por lo tanto requerirá más topdressing. Sin embargo, el césped bajo estrés por cualquier motivo, o cultivado durante una temporada más corta, requerirá menos topdressing anual. Con respecto a las especies, el 79 por ciento de los superintendentes encuestados, que han cambiado el césped de sus greens de Agrostis a bermuda ultraenana, informan que usan más arena con la bermuda ultraenana (O’Brien y Hartwiger, 2014). Entonces, una tasa anual de 0,61 metros cúbicos es un punto de partida y puede ser suficiente en algunas situaciones. Sin embargo, en otros escenarios, normalmente se requiere más arena para mitigar la acumulación anual de materia orgánica.

LA IMPORTANCIA DE LA FRECUENCIA 

A comienzos del siglo XXI, una estrategia estándar de topdressing consistía en aplicar de 0,060 a 0,120 metros cúbicos de arena por cada 100 metros cuadrados cada tres o cuatro semanas durante la temporada de crecimiento (Rieke, 1999). Se recomendaron tasas más bajas y mayor frecuencia para los cultivares de alta densidad o áreas estresadas. Sin embargo, los datos de la encuesta mencionados anteriormente muestran que los campos de golf que se airearon al menos dos veces al año y se les hizo topdressing cada 7 a 14 días tenían menores concentraciones de materia orgánica (Schmid, et al. 2014a). Topdressing cada 7 a 14 días es común en los programas de manejo exitosos en greens de bermudas ultraenanas (Lowe, 2013; O’Brien y Hartwiger, 2014). Para seguir estas recomendaciones, ¿qué tasas de topdressing serían necesarias para alcanzar el objetivo anual de 0,73 a 1 metro cúbico de arena por cada 100 metros cuadrados por año?

Primero, debemos tener en cuenta la arena incorporada durante la aireación. Para rellenar los orificios de aireación se requiere un estimado de 0,15 a 0,20 metros cúbicos de arena por cada 100 metros cuadrados, dependiendo del tamaño de sacabocados, espaciamiento y profundidad. Considerando esto, un campo de golf que realiza dos aireaciones por año podría aplicar 0,4 metros cúbicos de arena por cada 100 metros cuadrados durante este trabajo. Durante una temporada de crecimiento de 30 semanas, y suponiendo que se suspende el topdressing ligero las semanas inmediatamente antes y después de la aireación, se necesitarían 0,48 metros cúbicos más de arena por cada 100 metros cuadrados durante las 24 semanas restantes para alcanzar 0,91 metros cúbicos por cada 100 metros cuadrados para la temporada (la mitad del rango sugerido). Si las restantes aplicaciones de topdressing se realizaran semanalmente, solo se requerirían 0,020 metros cúbicos de arena por 100 metros cuadrados cada semana. La tasa necesaria aumentaría a 0,038 metros cúbicos por 100 metros cuadrados con topdressing cada 14 días.

A menudo es más práctico determinar una tasa y frecuencia de cada topdressing en función de los objetivos anuales y seguir ese plan a menos que se necesiten ajustes para igualar el crecimiento y la acumulación de materia orgánica. Una tasa de 0,015 a 0,045 metros cúbicos de arena por 100 metros cuadrados es generalmente un buen rango. Las tasas generalmente estarán en el extremo superior durante los períodos de mayor crecimiento y menores cuando el crecimiento sea menor o cuando el césped esté estresado. Una buena regla general es retrasar un topdressing programado o reducir la tasa planificada si aún hay significativa arena visible de la aplicación anterior.

En situaciones en las que el perfil del suelo es el ideal, algunos superintendentes manejan eficazmente la materia orgánica solo con topdressing frecuente, sin aireación con sacabocados. En ausencia de aireación con sacabocados, es fundamental que los campos de golf cumplan o excedan la pauta anual de 0,73 a 1 metro cúbico de arena por cada 100 metros cuadrados.

MINIMIZANDO LA RECOLECCIÓN DE ARENA

Los topdressing de arena ligeros se pueden cepillar, rolar o regar dentro del canopeo de césped con buenos resultados. Aun así, investigaciones recientes han demostrado que las prácticas de corte afectan la recolección de arena incluso cepillando luego del topdressing. El “corte backtrack”, es decir cortar el césped en dos pasadas en direcciones opuestas sobre la misma línea a una frecuencia estándar de clip del reel, o al aumentar la frecuencia de clip del reel haciendo una sola pasada, recolectó la mayor cantidad de arena después del topdressing tanto en Agrostis como en greens de bermuda ultraenana (Strunk et al., 2018; Dickson et al., 2019). El “corte cruzado”, es decir cortar un green dos veces en direcciones perpendiculares a una frecuencia de clip del reel estándar también recolectó más arena que una sola pasada a una frecuencia de clip del reel estándar en el estudio de la bermuda ultraenana, pero no en el estudio del Agrostis. Como resultado, se debe evitar el corte backtrack y aumentar la frecuencia del clip del reel después del topdressing para reducir la recolección de arena y el desgaste de los elementos de corte. Además, es útil tener en cuenta la cantidad de arena recolectada y ajustar las tasas de topdressing o, de ser necesario, las prácticas de incorporación. 

CONCLUSIÓN

El topdressing de arena es la práctica cultural más importante para el manejo de la materia orgánica. Investigaciones recientes confirman los beneficios de los programas de topdressing de arena ligeros y frecuentes, que generan menor trastorno inmediato, mejores condiciones de juego y con el tiempo mejores características de la zona radicular. Es fundamental evaluar la performance del green y la calidad de la zona radicular para determinar si las circunstancias justifican un programa acelerado para mejorar más allá de lo posible con un topdressing ligero y frecuente. Independientemente del programa de topdressing seleccionado, es preferible la arena de sílice debido a su tolerancia al desgaste. El relleno de los orificios de aireación debe hacerse con arena que coincida estrechamente con las características físicas de la arena utilizada en la construcción, pero la arena del topdressing rutinario puede ser algo más fina para facilitar la incorporación y reducir el desgaste de los elementos de corte. La investigación en curso sugiere que esto no impedirá la infiltración ni causará una superficie demasiado húmeda. Independientemente del programa de topdressing seleccionado, es aconsejable evaluar las propiedades físicas de la zona radicular regularmente enviando muestras a un laboratorio de análisis de suelo.

Escrito por: Brian Whitlark, agrónomo en USGA Green Section West Region; y Cole Thompson, Ph.D., assistant director de USGA Green Section Research.
Publicado en: Green Section Record Vol. 57 (9), Mayo 3, 2019
Traducido y adaptado por: Guillermo Busso, ingeniero agrónomo.

RECONOCIMIENTO
Agradecemos las contribuciones académicas del Dr. James Murphy y el Sr. Hui
Chen, Rutgers University, y el Dr. Kevin McInnes, Texas A&M University.