San Isidro, 4 de octubre. Hace algunas semanas informamos sobre la formación de la Comisión de Golf Femenino de la FPG, la cual buscará acercar a cada vez más mujeres a nuestro deporte. Una de las encargadas de llevar adelante este exigente y duro proyecto es Magdalena Villar, quien en la siguiente entrevista nos da mayores alcances sobre el trabajo que se viene haciendo y los objetivos a los que esta comisión quiere llegar.

¿Cómo se toma le decisión de formar la Comisión de Golf Femenino de la FPG?
En el 2018 The R&A publicó lo que se conoce como el “Women in Golf Charter” y desde ese entonces hemos conversado del tema. No fue fácil al principio. El año pasado empezamos a trabajar en una declaración que fuera la manera en cómo la FPG iba a apoyar. Sabemos que en el Perú es algo a lo que no se le ha dado toda la relevancia; pero este año si hemos empezado siendo parte de Webinars con golfistas importantes de Latinoamérica y se fue dando el tema, y con toda esta coyuntura decidimos que era el momento de empezar a formar esta Comisión. Invitamos a varias mujeres a formar parte de la misma, y todas aceptaron, aunque se mantenían escépticas a la respuesta que iba a haber, ya que somos muy pocas mujeres y la respuesta que hemos tenido hasta el momento ha sido increíble. 

Esa buena respuesta se puso de manifiesto en la presentación con las embajadoras de la Comisión…
Sí, exacto. Todas estaban listas para involucrarse y tratar de empujar esta rueda, que es muy difícil en todos lados. La mujer en el golf comparte su tiempo con el trabajo, la familia, el hacer deporte… y el golf lleva tiempo jugarlo, a diferencia de otros deportes. Por eso el golf femenino a nivel mundial es algo que debemos seguir empujando para que siga creciendo. 

¿Cómo es el trabajo que realiza esta Comisión?
Es un trabajo duro. Cuando formas un proyecto así, tienes que pensar no sólo en las chicas de alta competencia, sino también en desarrollar el golf femenino en el resto de las mujeres. Hoy un club hace una invitación y las señoras que juegan son entre 80 y 90, pero cuando organizas un torneo de federación no pasan de 30, entonces la idea es saber porque gran cantidad de mujeres dejaron de jugar al golf y reincorporarlas a nuestro deporte. Además, hay una gran cantidad de señoras que son socias de un club y que nunca jugaron al golf,  la idea es llamar su atención y que prueben nuestro deporte, que sepan que lo puedes practicar con cualquier edad, y que también complementa con muchas cosas, como el estar con la naturaleza o aspectos personales como la capacidad de concentración y de organización. Por último, te da la posibilidad de conocer gente y relacionarte con más personas, un plus que no te dan otros deportes.

Justamente para conocer más a fondo la situación en la que nos encontramos, se decidió, conjuntamente con los clubes, realizar una serie de encuestas entre sus asociadas. ¿Cuál ha sido la respuesta?
Nosotros enviamos esas encuestas dirigidas a golfistas y no golfistas, mayores y menores, y hemos tenido una respuesta que jamás hubiéramos imaginado. Al día de hoy tenemos más de 650 respuestas. Llegamos a más de 300 en las primeras 24 horas, haciendo circular la encuesta a través del chat y con el apoyo de los clubes, quienes las distribuyeron entre sus asociadas. Hubo mucho interés de tomarse el tiempo de entrar y contestar la encuesta. 

¿A qué conclusiones se quieren llegar con la realización de estas encuestas?
Las encuestas están dirigidas hacia dos ámbitos: las que ya juegan al golf, viendo qué les podemos proporcionar para que jueguen más; y golfistas que por alguna razón dejaron de jugar, conocer por qué lo hicieron para tratar de reinsertarlas. Cuando en un futuro volvamos a jugar, queremos organizar actividades en los horarios en que los clubes estén libres para que las señoras empiecen a pensar “yo puedo ir a jugar un sábado en la tarde y no está mal”, porque aquí en el Perú la costumbre es que la mujer juega sólo los días de semana. Las encuestas también nos han confirmado que las golfistas buscan un formato más corto, el de 9 hoyos, que no dura cinco horas sino dos o dos horas y media, com máximo. 

Mark Lawrie, director de The R&A para Latinoamérica y el Caribe, tiene la visión de incluir a las mujeres no sólo al juego, sino también en otros ámbitos del golf. ¿Es algo que se encuentra entre los objetivos de esta Comisión ?
Comparto esa visión con Mark. En el Perú tenemos actualmente una Coach Nacional mujer, que es Mónica Tamayo, y dos mujeres profesionales que enseñan golf que son Gilda Howie y Simone de Souza. Ojalá más mujeres vieran la posibilidad de hacerse profesionales y dar clases. Además, Marcela Baravalle, Directora de La Planicie, es la única mujer en el Perú en estar a cargo de un campo de golf. En cuanto al tema de reglas, creo que tenemos más mujeres que hombres siendo árbitros y siempre es interesante poder desarrollar más puestos para nosotras en diversos ámbitos. Siempre es importante tener el punto de vista femenino, para poder ver las cosas desde otro ángulo. 

A lo largo de historia, el Perú ha tenido grandes golfistas en la rama femenina.
Claro que sí, tenemos mujeres que han llegado al LPGA Tour. Alicia Dibós, por ejemplo, que ahora juega el Seniors; Erika Hayashida, quien también jugó en el circuito fue una jugadora que desde menores ganó muchos campeonatos y tuvo actuaciones muy destacadas; Jenny Lidback; y Marisa Alzamora, que me parece es la jugadora con mayor cantidad de Copa Los Andes y la ganó dos veces con el equipo nacional. Además de Lucía Gutierrez, quien ha sido la peruana mejor ubicada en el ránking amateur, metiéndose entre las 20 primeras. El Perú tiene mucha historia y en este momento mucho futuro.

Precisamente, ¿podemos mirar con optimismo también el futuro?
Desde el año pasado se ha juntado un grupo de menores bastante importante no sólo en número sino también en cuanto a calidad de jugadoras. Son un grupo de chicas que viene con mucho empeño, mucha práctica. Yo creo que hace mucho tiempo no había tantas chicas jugando golf y jugando buen golf.