Buenos Aires, 24 de noviembre. “El crecimiento que ha tenido el golf femenino en la región, en especial tras la pandemia, es muy grande; y eso significa un desafío para las federaciones y para The R&A en general”. Así de claro y enfático fue Mark Laurie, Director para Latinoamérica y El Caribe de la R&A.

La victoria de la argentina Valentina Rossi en la más reciente edición del WALA (Women’s Amateur Latin America), en un final de película sobre la colombiana María José Marin, y dejando en tercer lugar a la peruana Daniela Ballesteros, marca un poco la pauta de ese crecimiento del golf femenino.

“Definitivamente hay una mayor presencia de golfistas mujeres en los torneos y, cada vez también, hay más torneos. Es natural que el golf femenino crezca en la región. Hay que hacer si, un trabajo homogéneo para que todas las federaciones de América contribuyan de igual forma a ese crecimiento”, anotó.

Lawrie señaló que, si se sigue el camino que, en su momento pasaron los hombres a través de los torneos latinoamericanos “habrá una mejora continua”.

Consultado, con la experiencia que tiene en el golf en la región, sobre los pasos que se deben seguir para que más mujeres participen en los torneos, Lawrie respondió: “Se deben generar espacios en los clubes para que las mujeres se sientan más cómodas jugando golf. El otro tema, que es sensible, es que debemos promover la aparición de más coachs mujeres. Las chicas de edad temprana sienten más empatía con una entrenadora mujer. Ese es también u tema para la agenda”, sostuvo.